Uso de Facebook Live para crear contenido rápidamente

¿Necesitas crear más contenido pero no tienes mucho tiempo? ¿Has considerado usar Facebook Live para acelerar tu proceso de creación de contenido?

Para explorar cómo usar Facebook Live para crear contenido rápidamente, Michael Stelzner entrevista a Ian Anderson Gray en el podcast de marketing en redes sociales.

Ian es un experto del vídeo en directo. Es anfitrión del podcast Confident Live Marketing y fundador de Confident Live Marketing Academy.

Michael Stelzner es el fundador y CEO de Social Media Examiner, y presentador del podcast de Social Media Marketing. También fue autor de los libros Launch and Writing White Papers.

En este artículo descubrirás cómo usar el proceso de 5 P de Ian para producir y reutilizar vídeos de Facebook Live con contenido valioso que se conecte con tu audiencia. También encontrarás herramientas y consejos para reutilizar rápida y fácilmente las transmisiones en directo.

El siguiente texto es una traducción/adaptación de otro escrito por Michael Stelzner después de la entrevista a Ian y se encuentra en la web Social Media Examiner. Las imágenes están escogidas del texto original, excepto la primera que es de un servidor.

Por qué Facebook Live ayuda con la creación de contenido

Primero, el vídeo en directo es una excelente manera de crear una conexión humana más auténtica con tu audiencia porque tus espectadores pueden comunicarse contigo directamente en tiempo real. Puedes crear un verdadero sentido de comunidad con tu audiencia y tener conversaciones con ellos, no solo durante la transmisión en vivo, sino también después de la repetición. Esto proporciona el tipo de alto compromiso que el algoritmo de Facebook valora y prioriza.

El vídeo en directo también es una excelente manera de desarrollar tu autoridad sobre un tema en particular. Ya sea que la gente lo vea o no, verán que te estás presentando y que vas a publicar regularmente. La gente ha reservado sesiones de entrenamiento y ha comprado cursos de Ian sin ver ninguna de sus transmisiones. Lo acaban de ver aparecer con regularidad y ha impresionado.

En segundo lugar, crear contenido requiere una gran cantidad de tiempo y esfuerzo. Puede tomar semanas reunir un contenido realmente valioso, y el perfeccionismo y la dilación pueden interponerse en el camino. A menudo, utilizamos excusas, nos comparamos con los demás y permitimos que el síndrome del impostor nos impida producir contenido de alta calidad tan rápido como nos gustaría.

Crear vídeo en directo es una excelente manera de contrarrestar el perfeccionismo que causa tantas luchas. Con vídeo pregrabado, quieres que sea perfecto. Pero con el vídeo en directo, una vez que presionas el botón Go Live, estás en directo. Si tropiezas con tus palabras, no hay nada que puedas hacer al respecto. Esa es una parte del vídeo en directo que a la gente le encanta: les encanta cuando las cosas no van según el plan y no les importa si tropiezas con tus palabras.

El vídeo en directo a menudo no es perfecto, pero una vez que superas tu miedo y presionas ese botón, has creado ese contenido de manera rápida y fácil. Después de eso, puedes cambiar el propósito del vídeo en otras piezas de contenido, como un blog. Puedes editarlo y transcribirlo, y puedes hacerlo aún mejor. Lo realmente importante es que has comenzado a crear contenido. Así que no dejes que el perfeccionismo se interponga en el camino. Usa el vídeo en directo como un punto de partida fácil para tu contenido.

Preparación para vídeo en directo

En términos de tecnología, asegúrate de tener una velocidad de Internet decente (la velocidad de carga es realmente importante aquí) y de haber probado todo. Verifica que tu micrófono y vídeo estén funcionando y realiza una prueba de funcionamiento.

Entonces solo tienes que tener confianza frente a la cámara para que puedas presionar ese botón Go Live.

Todos podemos volvernos un poco obsesionados y casi egoístas en nuestras inseguridades; nos preocupa lo que la gente piense de nosotros y cómo miramos a los demás. Pero tu audiencia solo quiere saber de ti, el verdadero tú, y quieren escuchar ese contenido. Necesitas hacer un poco de trabajo fundamental para superarte antes de poder hacerlo.

Si estás realmente nervioso, comienza simplemente haciendo Historias de Instagram. No es en directo, pero es una excelente manera de ganar esa confianza. Se eliminarán después de 24 horas, ¿qué es lo peor que podría pasar? Sé consistente con eso.

Luego intenta publicar tu perfil personal en Facebook y cambia la configuración de privacidad solo para ti, y míralo de nuevo. Haz esto con un amigo porque es posible que no seas tan duro contigo mismo y consientas algo de la privacidad que te perjudique.

Sé constructivamente crítico con tus vídeos, pero también trata de ser positivo. Ese es un buen lugar para comenzar a construir tu confianza. Una vez que hayas hecho eso, ve a un grupo privado y prueba en ese grupo antes de publicarlo en tu página de Facebook.

Las cinco ps

Ian tiene un proceso para el vídeo en directo que llama The Five Ps: planificación, pre-promoción, producción, post-promoción y re-propósito (perdón, Ian pregunta, porque hay una R pero P es para enfatizar el propósito).

Planificación: piensa a dónde vas a ir en directo, en tu audiencia y qué quieres decir. Otra parte importante de la planificación es asegurarte de que toda la tecnología esté en su lugar y funcionando bien.

Pre-promoción: Informa a tu audiencia cuándo y dónde será el dircto. Promociona en tus canales habituales, como las redes sociales y el correo electrónico.

Producción: este es el día en que presionas el botón Ir en vivo. Involucra el aspecto técnico de las cosas, pero también traza la estructura del programa y te aseguras de que entregas contenido realmente valioso. Además, asegúrate de que va a ser fácil para tu audiencia que lo verá repetido consumir y volver a utilizar otras formas de contenido.

Post-promoción: no has terminado una vez que presionas el botón Finalizar transmisión. Ahí es cuando realmente comienza el trabajo. En la mayoría de los casos, más personas verán la reproducción de tu vídeo en directo que lo que verán realmente en directo, así que hazles saber que está allí para que lo consuman.

Reutilización: esta es la parte que la mayoría de la gente olvida. Así es como puedes convertir tus vídeos en directo en una gran cantidad de contenido diferente, como publicaciones de blog; publicaciones en redes sociales; o vídeos en YouTube, LinkedIn o IGTV.

Planificación de ideas de contenido

Primero, averigua quién sería el miembro perfecto de tu audiencia. Luego, concéntrate en el tipo de contenido que vas a crear para ese miembro de la audiencia.

A Ian le gusta el acrónimo «BLAST» del vendedor Sam Ashdown para diferentes tipos de contenido de vídeo:

Contenido que no se ve: muestra a las personas un poco más sobre lo que haces en tu negocio.

Foco local: aparta el foco de ti mismo y enfócate en un negocio o causa local.

Un día en la vida: esto es en lo que estás trabajando hoy o en lo que piensas. La gente puede ser muy curiosa; les encanta saber cómo es un día típico en tu vida.

Vista previa: comparte contenido exclusivo en el que estés trabajando. Esto podría ser algo nuevo que puedes presentar ante tu audiencia. Son las primeras personas en verlo y así se sentirán especiales. También es una excelente manera de obtener comentarios sobre cualquier cosa nueva que estés produciendo.

Consejos y sugerencias: este es un contenido importante. Esto también podría conducir a un nuevo propósito como una publicación de blog u otro contenido experto.

Independientemente del tipo de transmisión que realices, asegúrate de pensar en la marca. Quieres que la gente regrese para verlo nuevamente, por lo que es importante llamarlo de alguna manera y publicarlo regularmente.

Ian tiene un programa regular cada semana llamado Confident Live Marketing Show, pero también hace transmisiones en directo más espontáneas. Si bien no son episodios de programas, todavía son parte de su marca, y él habla sobre su programa en directo durante toda la semana.

Planificar alrededor de temas

Elegir un tema te permite enfocarte en el tipo de contenido que estás creando, no tanto en el formato como en el tema, y ​​en lo que le estás dando a tu audiencia. Desea poder pensar: «Cualquiera que sea el contenido que creo, el público debe saber que normalmente se encuentra en una de mis categorías de temas».

Ian tiene tres temas principales en su programa y cada episodio corresponde a uno de estos temas. Su primer tema trata sobre la confianza y la mentalidad de ponerse frente a la cámara. Su segundo tema es sobre dar y recibir. Y su tercer tema es sobre contenido y marketing. Eso es realmente útil porque sabe que traerá a su invitado para hablar sobre un tema específico de uno de esos temas.

Si vas a hacer un programa o incluso una transmisión regular, tener una idea de cuáles son tus dos o tres temas, y de qué vas a hablar en ese episodio en particular, te permitirá concentrarte en el tipo de contenido que estás creando. Eso también se basa en saber quién es tu audiencia y por qué finalmente estás haciendo la transmisión en directo para ellos.

Planifica qué decir

Ian recomienda que se prepare un documento que establezca la estructura de la transmisión para cada transmisión en directo que planees hacer. Escribe las primeras oraciones que vas a decir. A veces, cuando presionas el botón Go Live, algo le sucede a tu cerebro y olvida lo que estaba a punto de decir.

Hazlo un poco más fácil para ti y solo escribe tu introducción: tal vez un saludo, tu nombre y el nombre del programa. Simplemente trátate como si no supieras nada, así estarás bien desde el principio. También es importante anotar el final del programa: ¿Cuál será su llamado a la acción y cuándo será la próxima vez que se publique?

Para la sección central, toma algunas notas generales de los puntos clave que planeas tocar durante la transmisión. No escribas tu transmisión completa porque sonará robótica. Solo necesitas empujar ligeramente tu cerebro. Si solo agregas algunas palabras y frases en tus notas, activarán tu memoria. También considera y planifica tu estructura de cuándo vas a lanzar tus comentarios en directo. Házlo de una manera que tenga sentido tanto para los espectadores que lo están viendo como para el contenido reutilizado.

Tomarás tiempo hacerte bueno en esto. La primera docena de vídeos en directo que hagas no serán geniales, vas a tropezar con tus palabras, la tecnología no va a funcionar, pero sigue adelante y te sentirás mejor y más seguro, y todo eso, a cabo del tiempo, se volverá más fácil y más sencillo. Al principio, Ian encontró y habló a una audiencia de 500 personas más fácil que hacer un vídeo en directo.

De alguna manera, la cámara es como un dispositivo de succión de energía: tienes que poner mucha más energía frente a la cámara que cuando hablas frente a un grupo de personas. Pero si sigues adelante y adoptas técnicas para hacerlo más fácil y aumentar tu confianza, la transmisión en directo también puede mejorar tu discurso público en persona. Te permite ser más consistente porque debes concentrarte mucho más en la estructura y mantener las cosas interesantes todo el tiempo.

Dirigirse a espectadores en directo y espectadores de reproducción (que lo ven posteriormente)

Mucha gente se enfoca exclusivamente en el show en directo o la repetición. Tienes que poner tu cerebro en un modo diferente para cada una de estas audiencias. Es casi como entrar en una máquina del tiempo. Imagina a las personas que verán tu vídeo en directo más tarde como una grabación.

A tus primeros espectadores en directo les lleva tiempo hacer clic en el enlace y mirarlo, así que dirígete primero a la audiencia de reproducción (los que lo verán posteriormente). Después de aproximadamente un minuto, tus espectadores en directo comenzarán a unirse, así que dales la bienvenida en ese momento.

Reconocer a tus espectadores en directo es realmente importante. Quieres que sientan que son parte del espectáculo. Habla con ellos y menciónalos por su nombre. Si estás utilizando una herramienta de vídeo en directo, incluso puedes resaltar sus comentarios en la pantalla. Pero no pases demasiado tiempo con tu audiencia en directo porque eso sería aburrido para tu audiencia de repetición (los que ven posteriormente la grabación).

Una vez que hayas recibido a tu audiencia de repetición y hayas reconocido a tus espectadores en directo, ve al contenido principal. Realiza tu primer punto, luego ve a los comentarios. Haz tu segundo punto y vuelve a los comentarios. Hazlo de forma estructurada. Trata de no distraerte con comentarios durante toda la transmisión. Se vuelve frustrante para la audiencia de repetición (la que ve la grabació) y hace que sea difícil cambiar el propósito del contenido.

Reutilizando tu vídeo en directo

Una vez que presiones el botón Finalizar transmisión, regresa y edita la descripción de Facebook para incluir mostrar notas con marcas de tiempo para que las personas sepan cuándo toca ciertos temas clave. Eso es bastante rápido y fácil de hacer, especialmente si lo has planeado. Todo lo que necesitas hacer es calcular el momento en que hiciste cada punto.

Otra cosa que es importante, especialmente para tu audiencia de repetición, es agregar subtítulos. Facebook presentó recientemente subtítulos en directo. Para incluirlos, ve a la interfaz de Facebook Live Producer y asegúrate de tener habilitados los subtítulos en directo. Luego puedes editar los subtítulos para la reproducción o incluso descargar el vídeo y transcribirlo, que luego puedes volver a cargar como subtítulos.

Piensa en dónde quieres rediseñar tu contenido. Ian convierte sus shows en directo en publicaciones de blog para poder compartir esa valiosa información con personas que no necesariamente quieren ver un vídeo. Otra forma de servir a una audiencia que no ve es quitar la imagen de tu vídeo y publicarlo como un podcast. Google está comenzando a incluir podcasts en los resultados de búsqueda, por lo que esto puede ser bueno para su SEO.

También puedes simplemente cargar tu vídeo a YouTube o IGTV, aunque si estás cambiando el propósito de un vídeo orientado al paisaje en IGTV, es posible que desees utilizar un software de edición para crear un archivo en modo vertical.

Herramientas para ayudar con la reutilización

Muchas herramientas pueden facilitar el cambio de propósito. A Ian le gusta Descript, que transcribe el audio por ti. Si cometiste un error en tu transmisión en directo, puedes buscar la palabra y simplemente eliminarla del vídeo y agregar la palabra correcta. Luego puedes exportar todo como un vídeo o un MP3. A Ian también le gusta Parallels Toolbox, que te permite descargar vídeos de Facebook y YouTube a tu ordenador con una mejor calidad.

Es una buena idea transmitir usando una herramienta de terceros si planeas cambiar el propósito de tu vídeo. Muchas de estas herramientas, incluidas Ecamm Live, OBS Studio y StreamYard, también graban el vídeo y el audio directamente en tu ordenador, a menudo con una calidad superior a la que obtendrías al descargar la reproducción de vídeo en directo.

Si todo esto suena demasiado complicado, no tengas miedo. Existe una herramienta llamada repurpose.io, que se conecta a tu página de Facebook. Tomará tus videos en directo y los rediseñará en podcasts simplemente quitando el audio y cargándolo a Libsyn o su host de podcasting, o colocándolo en Dropbox.

En términos de publicaciones de blog, los servicios de transcripción como Rev.com y Descript son formas rápidas y fáciles de obtener la transcripción de tus shows en directo. Luego puedes agregar eso a tu blog, agregar enlaces, hacer que se vea más interesante y editarlo en una publicación de blog.

Conclusiones

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s